martes, 12 de febrero de 2008

12 de Febrero

Un 12 de Febrero de 1993 me hice percha con el 128 que me habían prestado mis viejos.

Festejando que vivíamos juntos con Empa y Diste, este último había preparado una jarra de "12 de Febrero", que tenía muchas partes de vodka o gin (ya no me acuerdo), algunas de hielo, un poco de limón y otro poco de azúcar. Todavía me acuerdo el acto de "picar" el hielo adentro de un repasador, a los golpes...

Habíamos dicho: "Cenamos, jugamos a las cartas, y como vamos a tomar mucho, acordémonos de no ir a ningún lado en el auto". Creo que hasta guardamos las llaves en algún lugar raro.
Anyway, resultó que después de varios tutes cabreros y varios vasos de "12 de febrero", Oscar Spognardi necesitó cigarrillos. En casa no había más. Salimos. Nos olvidamos, y nos subimos al auto. Fuimos a comprar cigarrillos a un kiosko. Alguien dijo "vamos a los flippers?", y fuimos. Unos flacos que no conocíamos se arrimaron (igualmente intoxicados) a ver cómo jugábamos. Charlamos un rato y nos dijeron "vamos a Yamó?". Nos subimos los 6 y para allá fuimos.
Por razones desconocidas, no paramos en el boliche, sino que dimos varias vueltas hasta que subiendo una loma el auto se paró. Oscar venía -preventivamente- manejando, pero no pudo hacerlo arrancar, asi que le dije "dejame manejar", cambiamos, lo hice arrancar en la bajada, y luego... era divertido tomar una curva en bajada a... ni me acuerdo, la verdad no fue una cuestión de velocidad, sino de ausencia de reflejos... algunos metros antes del boliche (300, 400?), me subí a la vereda y "atropellé" una columna de la luz. Gracias al cielo, fue una columna, y gracias al cielo también, fue fácilmente arrancada y cayó allá adelante... o allá atrás...

Los 6 que íbamos adentro, nos bajamos. El auto (el buggy, le decía yo) tenía una hendidura en el medio de la trompra, con forma de V...
Los otros tres flacos (ilesos) se fueron al boliche. Nosotros también ilesos, estábamos un poco aturdidos. Yo lloraba, en ojotas y short, sin remera. Paró la cana, me pidió los datos y no tenía ni el documento. Insisto, andaba de malla, igual que Diste y Oscar. Le dije "mañana se los llevo a la comisaría", y el cana aceptó (increíble). Ahora recuerdo que Diste le dijo algo del tipo "Ya pasó el móvil XXX y nos tomó los datos". Igual, increíble. A pesar de todo, tendríamos cara de honrados, supongo.

Llamamos a Vásquez (qué coincidencia!), el de la grúa, nos llevó hasta Marconi 1256, nos cobró como 120 pesos que mis compañeros pagaron o me ayudaron a pagar (no me acuerdo). Lo bajamos, nos acostamos a dormir. Al otro día me desperté y pensé "ojalá haya sido una pesadilla", pero no. El 128 patente C 624.615 estaba hecho moñito al lado del cordón.


Tomé unos mates, bajé, el vecino (Poroto) me dijo "Lo rompiste". "Lo hice mierda", le dije.

Al rato fui a la telefónica, llamé a la central de radio para que me comunique con mi viejo: me lamenté y volví a llorar "por haberlos defraudado", creo que fueron mis palabras. "Ya está. Defraudarnos, no. El auto era tuyo, te lo íbamos a dejar a vos", me dijo mi viejo. Pior.

A la tardecita vino mi viejo con mi tío y mi vieja. Como siempre, se portaron de diez. Mi vieja me preguntó unas cuantas veces si habíamos tomado algo, y en el momento... no le quisimos contar ese detalle. Mi viejo y mi tío -as always- gauchos de primera. Habían traído el trailer del auto de carrera, y cinchando entre todos lo subimos, lo atamos y se lo llevaron. Comentarios? "Qué vas a hacer, por suerte no se hicieron nada, los fierros se arreglan".

A la tarde fui a la comisaría a decir quién era, qué había hecho.
Al tiempo, cambiaron la columna.
Al final, el Fiat se vendió, y yo seguí andando a gamba.

FIN.

6 comentarios:

Diste dijo...

Para agregar....
Las gracias infinitas a un flaco más grande que nosotros y vago como la calle que paró en una camioneta y lo cacheteó bastante a Mauro para que se le pasara la desespereación.
Además ayudó mucho con la Policia la cual engañé en una acto de máxima concentración para mantener la cordura.
Anécdota posterior cuando fueron a contrarle a Miriam lo sucedido y se vinieron para casa, ya que yo había quedado durmiendo (la mona) y según cuenta ella se quedó al lado mio esperando que diere signo de vida...
Y también cuando Mauro baja del laboratorio luego de hablar con los viejos y con Oscar le hacemos señas para saber como le fue y dijo: "me dijeron lo peor que me pudieron decir, que el auto era mio".
A uno de los foraneos se pegó con el parabrisas y se había hecho un corte.. y fueron al hospital a arreglarlo y después si fueron a Yamó, no se como la vuelta de la vida me llevó a encontrarme con uno de ellos y me contó eso.

Que bárbaro hace 15 años!!! y lo veo en mi mente como la noche esa y es más me parece sentir el olorcito a tierra que invadió el buggy luego del encontronazo y pensar: "Este pelotudo se trago el badén de Yamó"......

Marcelo © dijo...

Esto me hace reflexionar con respecto al nuevo sistema de scoring para los registros:
- Conducir con varios vasos de "12 de febrero" encima: resta 10 puntos
- Chocar una columna: resta 5 puntos
- Conducir sin remera: resta 5 puntos
- No tener ni idea del nombre de los flacos que cargas en el auto: resta 10 puntos
- Ir voluntariamente a la comisaria a "declarar" acerca de los hechos: suma todos los que restaste.

Me imagino la cara de los canas al día siguiente.

Fernández Punto Pe dijo...

Ahí Diste le puso un poco de detalle, y me hizo re-acordar de su comentario del badén y la tierra. Tal cuál.

Primer frame, ruido de motor y muchachotes gritando, imagen: cinta asfáltica en movimiento.

Siguiente frame, ruido fuerte (audio) y ruido fuerte (imagen).

Siguiente frame: silencio y desconcierto.

A mí me llevó un ratito darme cuenta qué había pasado. En mi caso, pensé que le había pegado fuerte al cordón. Pero de verdad, la parte de la columna, no la puedo recordar sino hasta que la vimos detrás del auto, tirada.

Olor a tierra, imagen sospechosamente nítida al frente (creo que el parabrisas ya era historia), y sobre todo, el volante hecho un ocho, eran señales de que "algo raro" había pasado...

Fernández Punto Pe dijo...

Dr Luna, al día siguiente en la cana ni sabían de qué hablaba yo...

Marcelo © dijo...

Che!! Diganmé que no tardaron tanto como yo en hacer click sobre el link "Escucha este post" Es genial!!!
Se me ocurrió escuchar este y parece como si estuviera viendo "La aventura del hombre" en un televisor blanco y negro, por ATC, con antena por aire y en el medio del desierto de Atacama.
Buenisimo!!!!!!!

OSCARCITO dijo...

Cada vez que recuerdo este lamenteble acontecimiento se me vienen dos palabras a la mente, culpa y suerte.